El Puente de Londres: Confusiones que cuestan caro.

Hoy volvemos a mirar al viejo continente y a la ciudad de Londres, a la que siempre es un placer visitar.

Nuestra historia de hoy se va a centrar en uno de los hitos más significativos de la geografía londinense, “El Puente de Londres”.

El puente se construyó, en su versión “casi” definitiva en el año 1209, ya que el puente en sí existió desde que los Romanos pusieran pie en la ciudad, el primer puente en el lugar data del 43 de nuestra era y fue varias veces reconstruido hasta que tomó la tradicional forma en 1209


Boceto del Puente de Londres (año 1650)

Ahora, digo casi, porque el viejo puente le fue quedando chico a una Londres que iba creciendo cada vez más, y en 1831 se decide reemplazar el viejo puente de más de 600 años por uno más moderno y útil a los tiempos que corrían. El viejo puente fue demolido y se erigió en su lugar el nuevo

Nuevo Puente de Londres (aproximadamente 1870)

Ahora bien, si uno quiere cruzar éste puente, caminar por sus piedras que fuesen transitadas por grandes personajes de la cultura Londinense del siglo XVIII y XIX, aún puede hacerlo, pero va a tener que viajar hasta el otro lado del Atlántico, y visitar Lake Havasu City en el estado de Arizona.

Para el año 1967, le puente de londres había quedado chico de nuevo, por lo que se decide una vez más reemplazar el puente por uno más moderno y adecuado al tránsito vehicular del siglo XX, El arquitecto Lord Holford diseña el “nuevo, nuevo puente” y la construcción comienza en 1967, el puente se termina en 1972 y se inaugura un 17 de Marzo de 1973. Y hasta aquí todo bien, pero qué tiene que ver Lake Havasu City con todo ésto.

Bien, sucede que la ciudad de Londres, en 1967 puso en venta la estructura del viejo puente, quizás para sacar un poco de provecho y financiar las obras del nuevo, quizás porque la demolición de un hito de la ciudad les causaba algo de tristeza, lo cierto es que por irrisorio que parezca, el puente encontró un comprador.

Robert Paxton McCullock, había nacido el 11 de mayo de 1911, en St Louis, y se había convertido en uno de los Americanos tocados por la varita mágica del petróleo. Para 1968, era presidente de la McCulloch Oil Corporation y tenía como que demasiado dinero.

En 1963, McCulloch había comprado unos 67km2 de desierto donde fundaría Lake Havasu City, fundó una fabrica de motosierras para fomentar el desarrollo de la comunidad y en 1968 estaba decidido a encontrar una atracción turística para Lake Havasu. Como ya dijimos anteriormente, el “Nuevo Puente de Londres” diseñado por John Rennie en 1831 se estaba hundiendo en el Támesis, ya que no estaba preparado para soportal el peso y el desgaste del tráfico vehicular, por lo que iba a ser reemplazado, en vez de demolerlo, lo subastaron y aquí es donde nuestro amigo McCullock entra en escena. McCulloch compró el puente y pagó por el mismo la friolera de 2.4 millones de dólares, el puente fue desmantelado piedra por piedra, numerado y transportado a su nuevo destino, primero por barco vía el Canal de Panamá hasta Long Beach y de allí en caminoes hasta su lugar de reensamblado, el cual se haría combinando las piedras numeradas.

Puente de Londres. Lake Havasu City (actualidad)

El 10 de Octubre de 1971, se inauguró el “Puente de Londres” en Arizona contando con la ilustre presencia del Alcalde de la ciudad de Londres.

Existe, finalmente el rumor, el cual oí en una de mis visitas de boca de un guía de turismo, que McCulloch en realidad se equivocó de puente, y que el quería comprar el muchísimo más imponente “Tower Bridge”, y que confundió el “London Bridge” con el primero, apurándose a comprarlo, y llevándose un gran desengaño cuando al reensamblar el puente en su Lake Havasu viera que no contaba con la majestuosa superestructura y las torres rematadas en la pasarela que hacen tan característico al “Puente de la Torre”. Igualmente, ésta historia no solo fue desmentida muchas veces por el gobierno Londinense que manifiesta que la venta fue completamente honesta, sino por el mismo McCulloch quien dijo siempre saber exáctamente que compraba.

¿Será que McCulloch quiso ocultar la vergonzosa equivocación, se trató de una campaña de publicidad engañosa por parte del gobierno de la ciudad de Londres o realmente la venta se ejecutó en buena fe, y la equivocación es tan solo otra de las leyendas urbanas que rondan por los callejones y los recovecos de la historia?

Nosotros, ya tenemos nuestra conclusión, invito a nuestros lectores a formular las suyas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.